Saca partido a tu landing page en cinco pasos

Una buena estrategia de posicionamiento puede quedar eclipsada por un diseño ineficiente o una estrategia comunicativa limitada. Recurrir a una landing page constituye uno de los recursos más efectivos del marketing digital aunque lo cierto es que existe una gran cantidad de recursos y estrategias para obtener leads y conversiones.

 

A continuación te proponemos algunos consejos para sacar mayor potencial a este formato. ¡Presta atención!

La importancia de la primera impresión

Cada usuario destina diez segundos de media a analizar una página web. Si transcurrido dicho período no encuentra ningún elemento lo suficientemente atractivo, abandona sin generar ningún tipo de conversión. Es importante por tanto destinar tiempo a la planificación estratégica de una landing page. ¿Qué espera encontrar el usuario? ¿Cuáles son sus necesidades? ¿Qué recursos estilísticos y comunicativos se emplearán para atraer la atención del usuario y actuar como una llamada a la acción? El ritmo, la agilidad y la instantaneidad se convierten en elementos que no deben faltar dentro de una página de aterrizaje efectiva.

Reduce los puntos de fuga

Una landing page debe estar orientada a objetivos muy bien definidos. Un buen diseño y planificación deben sustentarse siempre sobre una base fundamental: ¿Qué tipo de respuesta deseamos recibir por parte de nuestros usuarios? A diferencia de lo que ocurre con las páginas web corporativas, los ecommerce o los blogs, las landing pages no están orientadas a estimular la interacción de forma global y descentralizada.

Una web corporativa, por ejemplo, está diseñada para que el usuario interactúe con cada una de las secciones o subpáginas que componen la web de modo que pueda ir obteniendo información relevante, accediendo a las últimas noticias o a la sección de contacto. Un ecommerce, a pesar de estar configurado para propiciar las transacciones, por lo general, no se dirige hacia una acción determinada o la venta de un producto o servicio determinado. Su diseño busca incitar a la interacción y la navegación global, es decir, por todas las secciones. Se incluyen buscadores, menús secundarios, productos relacionados…

Sin embargo, el objetivo de una landing page es que se consuma el contenido de dicha landing page de forma exclusiva y se lleve a cabo una acción determinada y concretada dentro de ella. Su estructura tiende por tanto a ser más minimalista prescindiendo por ejemplo de menús flotantes o enlaces que lleven a páginas externas o internas. Además, todos aquellos elementos que puedan servir como un elemento de distracción del objetivo principal o que puedan incrementar las tasas de rebote son suprimidos. Lo importante de una landing page es garantizar que el usuario está centrado única y exclusivamente en el consumo de unos contenidos estratégicos que estén planificados para persuadir al desarrollo de una determinada acción. Eliminar los puntos de fuga resulta por tanto un elemento fundamental si de lo que se trata es de desarrollar una landing page realmente efectiva.

Opta por formularios minimalistas

Uno de los principales factores que incrementan el porcentaje de rebote o salidas es la falta de funcionalidad. Los formularios constituyen un punto de riesgo porque a menudo tienden a ser complejos: Cuentan con sistemas de validación largos que a menudo poseen una gran cantidad de campos. Integrar formularios minimalistas y fáciles de cumplimentar puede ayudar a incrementar los ratios de conversión de forma considerable.

La credibilidad debe quedar de manifiesto

El componente confianza es determinante. Para que un usuario decida contratar un servicio, comprar un producto o llevar a cabo cualquier otro tipo de acción será necesario que confíe en la marca. Agregar referencias e información relevante sobre la empresa ayudará a incrementar su credibilidad. Algunas de las prácticas más recomendables son mostrar las certificaciones de la web, introducir una sección de testimonios de clientes satisfechos o incluir una sección con las políticas de uso y privacidad.

Visibilidad y legibilidad: Los ingredientes fundamentales de los CTA

El CTA o Call To Action es el vehículo o la herramienta a partir de la cual los usuarios pueden pasar a la acción. Generalmente van acompañados por un texto que invita a la interacción junto a botones. Incluir varias llamadas a la acción a lo claro de la estructura que compone la landing page generará entornos legibles en los que el cliente potencial podrá encontrar fácilmente la forma de materializar su conversión. Al final se trata de generar soportes intuitivos y que estén conceptualizados desde una perspectiva práctica.

¿Te ha resultado útil esta información? Valórala.
0 basado en 0 opiniones